20 errores en tu rutina de belleza que arruinan completamente tu maquillaje

20 errores en tu rutina de belleza que arruinan completamente tu maquillaje0shares

Cada época tiene sus propias tendencias en cuanto a moda se refiere, lo cual rige no sólo para la ropa sino también para el maquillaje, con el fin de complementarse de manera perfecta haciéndote lucir fenomenal. Es por eso que debes mantenerte al día sobre las recomendaciones de los especialistas en materia de belleza para ver qué cosas de las que haces están bien y cuáles definitivamente no.

En la actualidad existen en el mercado una enorme cantidad de productos de maquillaje que cualquiera podría sentirse tentada a incluir dentro de su rutina diaria. Sin embargo, hacerlo no te garantiza verte bien, mucho menos si no aprendes a usarlos de la manera correcta. De hecho, es común conseguirse con mujeres que puede apreciarse que usan artículos de calidad pero no tienen ni idea de lo que hicieron con ellos sobre su rostro.

En este sentido, ¡hasta el más mínimo detalle cuenta! Desde la forma como mezclas diferentes artículos, como la combinación de la paleta de colores elegida. Aquí en Buenamente.com te traemos a continuación 20 de los errores más frecuentes en los cuáles caemos cuando nos arreglamos, que te permitirán mejorar tus habilidades de maquillaje hasta el mismo nivel de un profesional moderno.

1. Emparejar las cejas con el color del cabello

Si tienes la suerte de tener cejas y cabello que combinen de manera natural, entonces no tienes que sentirte aludida con esto. Pero, si tienes cejas que son naturalmente de un color distinto a tu cabello, o si te tiñes de un tono diferente, ¡escucha!

¡Muchísimas veces las mujeres intentan replicar el tono de sus cejas con el de su cabello hasta el punto en que simplemente no lucen natural! 

Si te teñiste pero tus cejas son naturalmente oscuras, entonces será ilógico intentar hacerlas lucir como tus mechones de otro color. Incluso si las tiñes, el resultado se verá dudoso y es probable que dañe tus cejas. En caso de intentarlo, ¡rellena las cejas con la sombra más cercana a tu color natural!

2. Uso de una iluminación inadecuada para maquillarse

Quizás ninguna revista te diga esto: la iluminación lo es todo para la aplicación de un maquillaje perfecto. 

Si aplicas tu maquillaje bajo la luz incorrecta, es posible que no puedas determinar si has mezclado correctamente los productos o si tienes franjas disparejas. Será aún más difícil precisar si estás usando un tono incorrecto, o si has exagerado con el uso del marcador o bronceador.

Los expertos dicen que optar por la iluminación natural siempre es lo mejor. Siéntate frente a una ventana durante el día o invierte en un espejo de maquillaje que tendrá el mismo efecto que la luz natural. ¡Así tendrás un feliz resultado!

3. Exagerar con el uso del iluminador

El iluminador es un producto de maquillaje relativamente nuevo. No recordarás haber visto alguno a principios de la década de 2000, ¿cierto? Es increíble darle un poco de brillo a tu maquillaje para terminar tu look, por lo que es muy fácil exagerar con su uso. 

Demasiados toques y terminarás luciendo como una linterna en vez de una radiante diosa. Y, es lamentable, ¡pero eso no es nada lindo!

Para que no te ocurra más, asegúrate de estar usando una cantidad ligera de iluminador. Menos es siempre más. Y también de aplicarlo con la iluminación adecuada o de lo contrario nunca sabrás cuánto será necesario destacar.

4. No comprar productos de maquillaje 'dupes'

Es triste admitirlo, pero ¡una gran cantidad del mejor maquillaje que está disponible en el mercado tiene un costo muy elevado! Es fácil salir de una tienda luego de gastar una exagerada cantidad de dinero solo para llevarte un nuevo rubor y máscara para las pestañas.

Si bien en ocasiones vale la pena derrochar en un artículo de maquillaje, también es importante buscar otras opciones para no caer como un incauto. Hay miles de productos disponibles a bajo precio en las farmacias que funcionan tan bien como los artículos de marca.

Investiga un poco por la web o mira algunos videos de YouTube para conocer lo que otros miembros de la comunidad de la belleza recomiendan comprar más económicos y cuáles dicen que vale la pena derrochar en ellos.

5. Elegir un tipo de corrector incorrecto

¡Apuesto a que no sabías que hay diferentes tipos de corrector para distintos tipos de problemas! Los correctores básicos de color han revolucionado sorprendentemente la industria de la belleza en los últimos años. La mayoría de las marcas ofrecen este tipo de productos para neutralizar las imperfecciones de la piel.

Si bien es cierto que el corrector en tono piel es bueno para las bolsas debajo de los ojos, considera aprender todo lo que la corrección de color puede hacer para otras áreas de tu rostro. 

Por ejemplo, el corrector verde corrige el enrojecimiento, el púrpura corrige los tonos amarillos, el rosa corrige las bolsas en la piel clara y el amarillo corrige las bolsas en la piel bronceada. ¡Ahora nunca más te arreglarás de la misma manera!

6. No maquillar tu cuello

¡Resulta que la base no es solo para tu rostro! Muchas mujeres salen de la casa sin darse cuenta de que tienen una línea de maquillaje que separa tu rostro del cuello.

Generalmente, tu cara tiende a estar más bronceada que el resto de tu cuerpo, por lo que la base más oscura será evidente en tu cuello si no la combinas.

Para evitar este error, simplemente usa la mota de maquillaje de tu base para aplicarla sobre y debajo de la línea de la mandíbula, extendiéndola hacia tu cuello. No te detengas hasta que todo se vea unificado.

7. Ser demasiado generosa con el 'bronzer'

¡El 'bronzer' o bronceador es uno de los productos de maquillaje más maravillosos que hay! Puede instantáneamente hacerte lucir "besada por el sol", incluso si no has pasado ni siquiera una hora bajo el Astro Rey durante toda la semana. Pero, tan hermoso como puede parecer, también es fácil irse por la borda con su aplicación.

Muchas mujeres han sido víctimas de ponerse este producto en todas partes. Si bien puedes pensar que esto te dará un brillo bronceado extra, solo te dejará con un color naranja y similar a un Oompa Loompa.

¡Menos es realmente más cuando se trata de agregar bronceador, así que procede con precaución!

8. Aplicar lápiz labial directamente sobre los labios escamosos

Los labios son esa parte del cuerpo a la que no creemos que tengamos que prestarle demasiada atención. Nuestro rostro y cabellos consumen prácticamente nuestra atención comprando productos para su cuidado, mientras que para los labios se considera suficiente un poco de brillo labial.

Sobre todo si usas lápiz labial con mucha frecuencia, es común que tus labios se resequen. Y, si lo aplicas sobre unos labios escamosos, el resultado será mucho menos lindo. Por eso es recomendable que exfolies tus labios regularmente.

Puedes hacerlo comprando un exfoliante de labios, o simplemente pasando un cepillo de dientes mojado sobre ellos. De esa manera, se verán y se sentirán diez veces mejores, ¡así podrás probar cualquier tipo de lápiz labial que desees!

9. Uso de la base equivocada para tu tipo de piel

Cada tipo de base cumple con diferentes funciones. No solo se trata del hecho de que algunas tienen una cobertura más alta que otras u ofrecen un poco de factor de protección solar. En realidad, muchas bases están específicamente diseñadas para ciertos tipos de piel y, por lo tanto, le ofrecen los mejores resultados.

Se alienta a las personas con pieles grasas o mixtas usar una base que con tono mate para que sea más duradera durante el día. Por el contrario, si tienes la piel seca, una base más fina o con un acabado satinado es más adecuada para ti. Investiga sobre eso antes de comprar una.

10. Usar el color de labios neutro incorrecto

En realidad, puede ser bastante difícil encontrar el color del lápiz labial neutro que se ve en ti. Con frecuencia, no te darás cuenta de que no es una buena elección hasta que ya lo hayas comprado y aplicado sobre tus labios.

Para evitar este desastre, averigua cuáles son los matices de tu piel. A partir de ahí, identifica cuáles son las recomendaciones de otras personas con un tono de piel similar. ¡La investigación es clave!

11. Retocar el polvo

No se puede negar que el polvo es un paso imprescindible después de que hayas cubierto tu rostro con base líquida y corrector. Sin embargo, retocarlo es un paso demasiado lejos.

Si piensas que agregar un poco más ayudará a mantener tu piel mate, también podría hacer que parezca que mojaste tu cara en polvo. 

Sé cuidadosa cuando se trata de aplicar polvo. Un aerosol de ajuste ayudará a sellar tu maquillaje al igual que luchar contra la grasa, por lo que no hay razón para optar en primera instancia por el polvo.

12. No mezclar los productos líquidos adecuadamente

Se habla mucho acerca de la mezcla hoy en día, y de una tonelada de productos en el mercado que prometen combinar a la perfección aquellos de composición líquida, desde la licuadora de belleza original hasta los pinceles Artiste, que son súper costosos.

Sin embargo, no es necesario que derroches tu dinero en ninguno de estos productos. Obviamente existe una técnica para mezclar correctamente tu maquillaje. Si no lo combinas bien, podrías dejar tu maquillaje con un aspecto desigual, rayado o incluso descuidado.

Por ejemplo, la combinación de la base con las puntas de los dedos tiene un efecto diferente que el uso de una esponja de belleza humedecida. Mira algunos tutoriales de YouTube para ver cómo los gurús combinan su maquillaje para ver dónde debes mejorar.

13. Aplicar demasiado rubor

Un poco de un resplandor rosado nunca lastimó a nadie. ¡Pero, mucho sí! Al igual que con el brozer y el iluminador, es fácil agregar demasiado rubor sobre las mejillas. Si eres culpable de hacerlo, es probable que el rubor que estás usando sea muy pigmentado.

Siempre es mejor tener un maquillaje altamente pigmentado, pero también implica que tendrás que usar un cepillo que absorba sólo un poco de polvo. Sé discreta a la hora de aplicar el rubor en las mejillas y mezcla con un rubor en polvo si sientes que has agregado demasiado.

14. No mezclar bien el contorno

¡Gracias a los Kardashians, contornear es la nueva tendencia en maquillaje! Es la forma más fácil de crear pómulos pronunciados sin pasar por el bisturí, pudiendo cambiar drásticamente la forma de tu rostro si eres bueno en eso.

¡El único inconveniente real de contornear es que puede ser difícil! El principal problema al que se enfrentan la mayoría de las chicas cuando intentan hacerlo es no mezclar lo suficiente los colores. 

No importa si estás usando un bronceador en polvo o líquido para modelar, debes asegurarte de que no puedas ver las líneas una vez que hayas terminado de mezclar. Todo lo que necesitas recordar es: si sientes dudas, ¡mezcla un poco más!

15. Saltarse el delineado de labios

Kylie Jenner ha demostrado una y otra vez cómo el delineador de labios puede cambiar drásticamente el aspecto de tu maquillaje, para mejor. ¡Pero aún existen muchísimas personas que se saltan regularmente este paso!

El delineador de labios fue desarrollado para darle a tu lápiz labial un poder de permanencia extra. Crea un sello en los labios, por lo que el labial no se correrá ni dejará marcas donde comienza tu base.

Muchos delineadores de labios también aportan una humedad adicional, que es una herramienta imprescindible si estás usando una barra de labios líquida mate. En todo caso, te ayuda a definir la forma de tus labios, por lo que podrás evitar salirte de las líneas y hacer un desastre.

16. Olvidar el spray fijador de maquillaje

Muchas creen que éste es un paso extra e innecesario. Pero la verdad es que, aunque sea algo nuevo en el ámbito del maquillaje, te ayudará a incrementar dramáticamente el tiempo de duración de tu maquillaje. 

Sólo se rocían varios toques de un spray de fijación de calidad y la promesa será que tu base durará más tiempo sin resquebrajarse ni desprenderse. Lo mismo puede decirse del resto de tu maquillaje, bien sea líquido o en polvo.

Hay diferentes sprays disponibles en el mercado con distintos resultados, ya sea que desees un acabado mate o satinado. 

17. Delinear tus ojos por completo

Hay que aclarar que ¡los ojos de mapache nunca han estado de moda! Si alguna vez pasaste por una fase punk, quizás te pareció bien dibujar un delineado grueso alrededor de todo tu ojo. Pero, a menos que sigas estancado en la década del 2000, hacerlo no se ve bien.

De hecho, decorar todo el ojo con un borde puede hacer que parezcan más pequeños de lo que realmente son. ¡Además, da la posibilidad de sufrir una gran cantidad de manchas!

La recomendación es delinear la línea de las pestañas superiores como de costumbre. Luego, usar un lápiz para rellenar la línea desde el lagrimal por todas las pestañas inferiores para una apariencia mucho más sutil.

18. Rellenar exageradamente las cejas

En los últimos años, la tendencia ha sido: cuanto más grande es, mejor. Por mucho que amemos un par de definidas cejas, no hay por qué rellenarlas demasiado.

Si eres del tipo de persona que literalmente dibujas tus cejas con un lápiz cada mañana, entonces es probable que estés haciendo algo mal. La tendencia reciente ha sido buscar un aspecto más natural. 

Pero, por lo general, es demasiado obvio cuando alguien las dibuja y luego las rellena. Aprende cómo hacerlo para no parecer una caricatura mal dibujada.

19. Elegir un delineador de labios demasiado oscuro

Es mentira que tu delineador de labios tiene que ser un complemento perfecto para el color de tu lápiz labial. Pero lo que es cierto es que nunca debe ser más oscuro que el color de labial que elijas. 

Si esto sucediera, será más fácil apreciar el delineado debajo del lápiz labial, lo que parecerá que retrocediste hasta los 90, y no necesariamente eso es algo bueno.

Los lápices delineadores de labios color rosa claro o nude son a menudo los mejores para tener a mano, ya que combinan con la mayoría de los tonos. ¡Los delineadores oscuros solo deben usarse cuando elijas una barra de labios igualmente oscura!

20. Combinar la sombra de ojos con tu atuendo

Coordinar tu maquillaje y tu atuendo siempre será una buena idea. Después de todo, sería raro salir con un lápiz labial negro si llevas puesto una ropa ultra-femenina. Sin embargo, en algunos casos las personas se enfocan demasiado en que su maquillaje coincida con su ropa. Esa misma gente piensa que es lo mejor que la sombra de los ojos coincida con el color de las prendas que usan.

Así que, si estás usando una camisa azul, entonces sería hora de sacar la sombra azul, ¿cierto? Este aspecto rara vez resulta positivo sino que más bien hace ver como que te esfuerzas demasiado por combinarte. Si tienes dudas, mejor opta por un tono neutro que siempre te hará lucir genial.

¿Cuál de ellos te ha causado mayores problemas en tu rutina de maquillaje? Deja tus COMENTARIOS y no olvides COMPARTIR con tus amigas estos valiosos trucos de belleza

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR