Enterró su auto, sin pensar en lo que encontrarían 60 años después al sacarlo

Enterró su auto, sin pensar en lo que encontrarían 60 años después al sacarlo1.4kshares

¿Has escuchado hablar de las cápsulas del tiempo? Bueno, en EE.UU. existe una interesante práctica que ha conquistado a millones de personas, cuyo objetivo es preparar mensajes y dejar testimonios y ofrendas para las generaciones futuras. 

La idea principalmente consiste en seleccionar una serie de objetos representativos de la época actual: música, ropa, medicinas, periódicos, vídeos, juguetes, colocarlos dentro de un contenedor, bien asegurados, y enterrarlos bajo alguna marca, para que las futuras generaciones se encarguen de desenterrarlo y descubrir de una forma divertida y curiosa, cómo era la vida de las personas en el pasado. 

En esta oportunidad, la historia se trata de un automóvil del año 1957, que para su época era uno de los más lujosos, y que fue seleccionado para ser enterrado en una enorme cápsula del tiempo, junto con otros objetos propios de esos años, en la ciudad de Tulsa, Oklahoma, Estados Unidos. 

El auto fue desenterrado en el año 2007 y lo que descubrieron es digno de reseñarse. 

Miss Belvedere es el cariñoso nombre que se le dio al vehículo

Se trata de un auto modelo Plymouth Belvedere, que para el año 1957 era uno de los más modernos y lujosos que alguien pudiera tener. Además, el vehículo se encontraba casi nuevo, con apenas 6,5 km de recorrido. 

El 15 de junio, hace 50 años...

En plena moda de estas "cápsulas del tiempo", y por miedo a potenciales ataques nucleares, se decidió construir frente al Ayuntamiento de la ciudad un enorme y resistente sarcofago de hormigón que protegiera este tesoro para las futuras generaciones. 

Golden Jubilee INC.
Cápsula del tiempo 
Con un  Playmouth 1957
Sellada el 15 de junio de 1957 para ser abierta en 2007
por el Comité Centenario

Otra cápsula del tiempo fue colocada dentro del auto

Miss Belvedere llevaba en su maletero una caja de acero sellada que guardaba en su interior un refresco, un libro, un cuaderno con firmas y dedicatorias, entre otros objetos representativos de la época. Y, por supuesto, la bandera de los Estados Unidos. 

Las firmas de los presentes se plasmaron en el auto

El evento fue todo un acontecimiento para la ciudad y todos querían que su firma estuviera presente en los blancos neumáticos de Miss Belvedere.  

La idea provino de importantes empresarios locales

La señora Davis, quien era una respetada empresaria de la ciudad y Don Walker, presidente del Arvest Bank de Tulsa,  promovieron la idea de enterrar este lujoso auto. 

El auto sería entregado a aquel que acertara una predicción para el 2007

Quien lograra calcular el número más cercano a la población real de Tulsa para el momento de abrir la cápsula, sería el poseedor de Miss Belvedere.

Finalmente, el auto fue cuidadosamente envuelto en plástico y colocado dentro de su sarcófago anti-bombas

La pequeña maestro de ceremonia, Sharon King Davis contaba con 10 años, y se esperaba que estuviera presente al momento de abrir la cápsula del tiempo

50 años después, otra enorme multitud se reunía para abrir el sarcófago y revelar el magnifico auto

Sin embargo, lo que encontraron fue un lodazal que casi cubría al vehículo por completo

Durante 50 años, un defecto en la estructura del hormigón había dejado filtrar el agua, lo que afectó enormemente la estructura metálica del lujoso vehículo

Retirar el auto sin que sus partes se rompieran implicó un trabajo arduo de muchas horas

Al final, en lugar de un lujoso auto antiguo, había una enorme y sucia chatarra

Para colmo, el ganador del concurso, Raymond Humbertson, había fallecido, por lo que Miss Belvedere tampoco tenía dueño

Afortunadamente, la cápsula del tiempo en su maletero si había resistido, y los objetos en su interior estaban intactos

Pero nadie quería saber del oxidado auto. La decepción fue muy grande...

¿Qué hacer con Miss Belvedere entonces? 

La decisión final estuvo a cargo de la compañía “Ultra One“, quien se comprometió a limpiarlo lo más posible

Pero tratando de conservarlo lo más original posible y sin restauraciones mayores

Un punto medio entre lo que se esperaba encontrar y lo que realmente estaba dentro de la cápsula

Finalmente, Miss Belvedere se encuentra en el  Historic Auto Attractions Museum de Roscoe (Illinois)

Y conserva todas sus piezas originales, menos los neumáticos

¿Qué te gustaría colocar en una cápsula del tiempo? Coméntanos tu respuesta y comparte esta interesante historia

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR